Author - Editorial Domag

Quita las manchas como un pro

Cómo quitar las manchas de sangre de la ropa interior

Este es un problema que afecta muy especialmente a las mujeres. Debido a la menstruación, es relativamente común que la ropa interior pueda mancharse de sangre. En principio, con un buen lavado y más si la ropa es blanca (más resistente), se elimina sin problemas. Pero hay veces que quedan restos.

Para asegurarnos de que se eliminará correctamente la mancha, la próxima vez que vayas a lavar tus braguitas o tu ropa interior manchadas con sangre, échale un buen chorro de agua oxigenada por la mancha. Deja actuar durante unos 5 minutos y luego mete la prenda en un barreño con agua caliente y jabón.

Deja la prenda en remojo 1 hora aproximadamente y luego métela en la lavadora como lo haces habitualmente. La mancha saldrá sin problemas. Si lo deseas, o si es especialmente difícil de eliminar, puedes añadir un poco de lejía para ropa en el agua de tu lavadora.

Cómo quitar las manchas de barro de la ropa

En principio, el barro se elimina fácilmente con un buen lavado de la ropa, pero frecuentemente, pueden quedar algunas manchas que se resisten y que dan un tono ligeramente amarronzado a la ropa. Especialmente si la prenda es blanca o muy clara.

Funciona muy bien aplicar el zumo de un limón con un poco de sal en la zona afectada. Dejamos actuar durante unos 5 minutos aproximadamente y frotamos ligeramente para que la mancha vaya saliendo. Luego puedes lavar la prenda como lo haces habitualmente.

Si aún así no sale, también funciona echar un chorrito (muy poco) de amoníaco en el agua de la lavadora. Cuando tu máquina ya haya cogido todo el detergente y empiece a lavar. Abre el compartimento y añadie el chorrito junto con un poco de agua. Las manchas desaparecerán como por arte de magia.

Cómo quitar una mancha de cera o crayon en la pared

Niños + ceras + pared clara = bonito dibujo en el pasillo. Esta ecuación parece algo prácticamente inevitable en cualquier casa siempre que se cumplan todas sus condiciones. Pero no te preocupes, vas a poder salvar tu pared sin necesidad de pintar de nuevo.

Simplemente lo único que necesitas es alcohol. Echa un poco en un paño y limpia enérgicamente la zona afectada. Poco a poco notarás cómo va saliendo la mancha. Si la pared es de color, es muy probable que pueda perder algo, por eso éste remedio sólo funciona para paredes blancas.

Si el alcohol no es suficiente, entonces vas a necesitar bencina o gasolina blanca. Es un combustible que se usa mucho para encendedores u hornillos. Seguro que la encuentras en la sección de barbacoas o camping de tu centro de compras favorito. Echa un poco sobre un paño y frota ligeramente por la zona, notarás cómo se elimina casi como por arte de magia y la pared apenas resultará dañada. Si sigue sin eliminarse, lo único que queda ya es pintar de nuevo el área afectada.

Cómo quitar una mancha de barniz en la ropa

Es domingo, decides tomarte el día libre para pintar aquellas puertas deterioradas o aquel mueble con aspecto deprorable. Le das unas capitas de barniz y voilá, perfectos. Pero quizá no habías prestado tanta atención a proteger tu ropa. Ahí está, una mancha de barniz en tu camiseta preferida ¿cómo eliminarla?.

Si la prenda es resistente, entonces estás de enhorabuena, generalmente estas manchas (y también las de pintua) se eliminan con aguarrás puro y duro. Lo mismo que usas para limpiar tus brochas y pinceles. Si ves que no se elimina, puedes probar con disolvente (no los mezcles, enjuaga la mancha antes).

Si la prenda es delicada, prueba echando un poco de polvos de talco y dejando actuar durante unos minutos. Luego cepíllala e igualmente echa un poco de aguarrás para que salga. En teoría con estos remedios la mancha debería salir sin problema alguno.

Cómo quitar una mancha de gasoil de la ropa

El gasoil es quizá una de las manchas más difíciles de eliminar junto con la pintura. Aún así, puedes llevar a cabo algunos remedios caseros para lograr retirar esta mancha. No te juegas nada, al fin y al cabo vas a perder la prenda igualmente si no los aplicas. Por tanto, ponte manos a la obra y empieza con la solución más sencilla:

Rocía toda la mancha con un lavavajillas especial antigrasa. Deja actuar durante unos minutos y luego refriega bien con un poco de agua. De esta manera debería salir. Si no logras eliminarla del todo, entonces aplica un poco de quitagrasas del que usas para limpiar tu cocina, deja actuar 1 minuto ó 2 (es abrasivo) y luego enjuaga bien con agua y frotando.

Si sigue sin salir, entonces echa de nuevo el quitagrasas y mete la prenda rápidamente en la lavadora. Ponlo a la temperatura más alta posible para el tejido y añade la mayor cantidad posible de detergente. Si sigue sin salir, entonces la única solución es tirarla o acudir a una tintorería.

Como hacer tu colonia casera

Colonia de romero

Si quieres llevar contigo olor a romero, puedes hacer esta receta que te indicamos para crear tu propia colonia de romero sin necesidad de gastarte mucho dinero y en poco tiempo. Los ingredientes que vas a necesitar son:

– Un bote hermético
– Romero suficiente para llenar el bote
– Alcohol
– Agua

Simplemente pon a hervir agua y cuando llegue al punto de ebullición, échala en el bote donde previamente habrás puesto el romero. El agua debe cubrir toda la planta. Tapa el bote y deja reposando durante 24 horas en un lugar fresco y seco.

Cuando haya transcurrido el tiempo, mete el bote en la nevera y déjalo reposar durante 2 días seguidos. Saca el bote, y cuela el líquido resultante. Este líquido deberás mezclarlo con 1/4 vaso de alcohol en otro recipiente. De esta manera, ya podrás aplicarte la colonia.

Colonia de Limon

Hacer colonia con esencia de limón es muy sencillo y rápido de hacer. Lo único que vas a necesitar de los limones son sus cáscaras. Ahí se encuentra la mayor parte de componentes que le dan ese olor tan característico a este cítrico. Los ingredientes que tienes que tener a mano son:

– Cáscaras de limón
– Bote de cristal hermético
– Agua
– 1/4 de vaso de alcohol

Pon el agua en una cazuela al fuego y déjalo hasta que llegue a hervir. Luego, vierte este agua en el bote de cristal. Ahí deberás de haber echado antes las cáscaras de limón. Trata de que el agua que eches, simplemente cubra las cáscaras, no que las sobrepase demasiado.

Cierra bien el bote y déjalo reposar durante 48 horas aproximadamente. Transcurrido ese tiempo, filtra el líquido resultante y mézclalo con el alcohol. De esta manera ya lo tendrás listo para aplicar.

Colonia de Vainilla

Siguiendo con artículos anteriores donde te comentábamos cómo hacer diferentes colonias, ahora te mostramos la receta y los pasos para hacer agua o colonia de vainilla. Su elaboración es muy sencilla, simplemente vas a necesitar los siguientes ingredientes:

– 2 ó 3 vainas secas de vainilla
– Agua
– Alcohol

En un bote de cristal con tapadera, mete las vainas de vainilla y añade agua hirviendo hasta cubrirlas. Si quieres potenciar el aroma, puedes romper las vainas en varios pedazos antes de echarles el agua. Tapa el recipiente y deja reposar durante aproximadamente 24 horas.

Cuando pase este tiempo, simplemente cuela el líquido resultante y añádele aproximadamente medio vaso de alcohol. Mételo en otro recipiente cerrado y muévelo bien para que el líquido resultante quede homogéneo. De esta manera, ya tendrás tu colonia de vainilla lista para usar.

Colonia de Jazmin

Hacer colonia con jazmín es muy sencillo. Puedes usarla no sólo para perfumarte, sino también para perfumar la casa o cualquier estancia. Lo único que necesitas es:

– Dos vasos de flores de jazmín.
– Medio vaso de alcohol.
– Agua

Pon a hervir el agua y cuando llegue a ebullición, retírala del fuego. A continuación, vierte este agua sobre un bote donde previamente habrás echado las flores de jazmín. Llénalo sólo hasta cubrir las flores, no más. Tápalo y déjalo reposar durante 24 horas.

Cuando transcurra ese tiempo, mételo en la nevera y déjalo reposando otras 24 horas más. Abre el recipiente, cuela el líquido resultante y mézclalo en otro lugar con el alcohol. Muévelo bien y ya tendrás tu colonia lista para ser usada.

 

Arboles Frutales en Macetas

¿Tienes una buena terraza? En principio, no hay problema en plantar frutales en maceta, lo único que ocurre es que los maceteros deben ser muy grandes y contener una gran cantidad de tierra. Es importante también que sean de barro para que las raíces transpiren.

Prácticamente, cualquier especie se adapta a ese espacio, pero las más idóneas son aquellas de regadío, ya que tienen las raíces menos profundas y por tanto necesitan menos tierra para desarrollarse.

Por tanto, si quieres plantar algún árbol frutal en una maceta, puedes decirdirte por un melocotonero, albaricoquero, almendro, cerezo, ciruelo, manzano, peral, membrillero, aguacate u otros similares.

Los cítricos como el limonero y el naranjo también se adaptarán con facilidad, pero su crecimiento estará más limitado debido a que precisan de menos agua y tienen raíces más profundas.

Los cuidados de todos estos árboles son muy similares a los que están en el suelo. La diferencia es que al estar en una maceta, el agua se evapora antes y por tanto necesitarán algo más de riego.

El melocotonero en maceta

¿Es posible plantar un melocotonero en una maceta? Por supuesto, al igual que cualquier otro árbol frutal. El único problema es que tendrá menos capacidad para florecer y generar fruto. Por tanto, su función es más bien decorativa que recolectiva.

Para plantar un melocotonero en casa, puedes acudir a un vivero para conseguir la planta ya crecida o bien usar el hueso de un melocotón que te hayas comido recientemente. Si decides hacerlo por tu cuenta, es importante que la plantación la realices a mitad del otoño (sobre noviembre en el hemisferio norte).

Antes de nada, mete el hueso del melocotón en un bote lleno de arena humedecida durante 5 días. Introdúcelo en la nevera para que se conserve mejor tapado. Cuando transcurra ese tiempo, puedes plantarlo en la maceta, a una profundidad media (unos 5 centímetros). Mantén siempre la tierra húmeda, no tardará en crecer.

En principio puedes plantarlo en una maceta pequeña para que comience a brotar, luego puedes trasladarlo a una más grande. Mientras mayor sea el recipiente, evidentemente el árbol alcanzará una mayor envergadura y altura.

¿Qué es escarificar?

Si sigues habitualmente la información relacionada con la jardinería y muy especialmente con el cultivo de césped, habrás oído más de una vez lo de escarificar. En este artículo, vamos a enseñarte en qué consiste esta técnica y para qué se realiza.

Hay que decir, que el escarificado se realiza fundamentalmente en otoño y primavera, es un trabajo de mantenimiento del césped. Básicamente, consiste en eliminar todos los restos de hierbas que puedan perjudicar su crecimiento, hojas, restos de siegas, musgos o tallos secos. Esto se realiza mediante un rastrillo de púas de metal especialmente destinado a ello.

Escarificar es muy importante para tu césped, ya que mediante esta actividad, liberamos el suelo de todo aquello que pueda perjudicar al crecimiento del mismo y permitimos que el agua y los nutrientes penetren y se distribuyan mejor por toda la superficie.

Hay que tener en cuenta que el escarificado debe realizarse cuando el césped esté muy arraigado, generalmente se considera esto a partir de los 6 meses de vida. Si lo haces en un césped muy joven, es muy probable que éste acabe dañado o arranques algunas matas

Cómo evitar las malas hierbas en el césped

Uno de los principales problemas que suele tener el césped cuando lo plantamos por primera vez y no tenemos mucha experiencia, es que surjan pequeñas hierbas o plantitas entre nuestra plantación que entorpezcan la visión y la homogeneidad del césped.

Esto tiene una fácil solución, si sigues una serie de consejos prácticos cuando vayas a plantar tu césped, evitarás que salgan malas hierbas y así no tendrás que preocuparte luego por eliminarlas (con el consecuente daño que podrás hacer al césped).

En general, no dejes que el césped crezca mucho, mantenlo bien cortado de manera habitual. De esta manera evitarás la proliferación de otras plantas. Si lo cortas, éste necesitará mucha fuerza para seguir creciendo y por tanto quitará nutrientes y sustrato a otras posibles inquilinas.

Si estás pensando entre comprar semillas o césped en tepes, mejor éste último. Normalmente en este tipo de césped es muchísimo más complicado que crezcan malas hierbas. Por otro lado, el riego y el abono habitual, también contribuirán a mantener nuestra plantación de manera homogénea. Un césped débil es igual a una tierra libre para el crecimiento de hierbas.

 

Cómo trasplantar una planta

rosal

Cuando trasplantamos una planta, ésta se ve sometida a una cambio de escenario que puede debilitarla e incluso matarla. Por eso es importante seguir una serie de consejos básicos que se aplican prácticamente a cualquier especie.

En primer lugar, es importante señalar que la mejor época para hacerlo es el invierno. De esta manera, lograrás que la planta enraíce mejor debido a que no tiene flores y podrá concentrar todas sus energías en este proceso. Además, para cuando llegue la primavera, la planta ya se habrá adaptado plenamente.

Dependiendo de la especie, los ejemplares más adultos suelen apatarse peor debido a que están demasiado acostumbrados a su lugar habitual. Los más jóvenes son los que tienen más capacidad de adaptación. En cualquier caso, hay especies en las que esto ocurre de manera justamente contraria. Infórmate antes según la planta que quieras trasplantar.

Es importante que humedezcas la tierra antes de sacarla del tiesto, de esta manera lo podrás hacer con mayor suavidad y sobre todo evitarás que se rompan raíces. La mayoría de las plantas suelen ser muy sensibles a la pérdida de las mismas y hay algunas que directamente esto no lo soportan y mueren. Procura mantener las raíces casi intactas.

Cuando la coloques en el lugar donde has decidido trasladarla, es recomendable que le quites algunas hojas o tallos, de esta manera la planta se centrará fundamentalmente en crear raíces y agarrará mejor. Nunca abones la planta durante el trasplante, hazlo cuando ya consideres que se ha adaptado a su nuevo hogar.

Cómo trasplantar un Rosal

Si hay una planta que puede ser realmente delicada a la hora de transplantarla, esa es el rosal. Sobre todo si lleva muchos años en un sitio y se ha acostumbrado demasiado a ese tipo de suelo.

En primer lugar debes tener en cuenta que si el rosal estaba plantado en una maceta, es muchísimo más sencillo que agarre en su nuevo suelo. Sin embargo, si el rosal estaba plantado en la tierra, es más complicado, aunque esto depende de la cantidad de raíces y lo profundas y extendidas que estén.

Si está plantado en la tierra, es recomendable que lo riegues previamente para que ésta esté suelta y por tanto puedas extraer mejor las raíces rompiendo las mínimas posibles. Es importante también que evites hacerlo durante el día, si puede ser mejor por la noche o bien por la mañana temprano.

Por otro lado, es importante también que lo podes antes de transplantarlo, sobre todo porque así facilitarás su transporte y también tendrá más fuerza para agarrar en su nueva tierra. Lo ideal es cortar todas sus tramas hasta que éstas alcancen entre 50 y 60 centímetros cada una.

La mejor época para transplantar un rosal suele ser el otoño y el invierno. En esta época tendrá humedad suficiente y además hará que crezca con más fuerza durante la primavera siguiente.

En su nueva situación debes cavar un hoyo lo suficientemente amplio como para que quepan todas sus raíces. Es muy importante que lo humedezcas antes y que lo abones. Una vez que plantes el rosal, procura regarlo con abundante agua para que las raíces puedan adaptarse mejor al nuevo suelo.

Otro consejo a tener en cuenta es que elimines todo elemento de la planta que tenga mala pinta como por ejemplo hojas y flores secas o pochas. Ni qué decir tiene que cortes todas las flores del rosal, ya que así le ayudas a que centre su esfuerzo en adaptarse al suelo y no a crear flores.

Como hacer insecticida y abono casero: Te lo explicamos

Cómo hacer un insecticida casero

Si decides que tu jardín o que tus plantas no se llenen de agentes químicos para luchar contra las plagas y los insectos, la mejor opción es elaborar un insecticida casero.

Existen numerosas recetas y trucos para elaborarlos y cada uno está indicado para un tipo determinado de plaga o insecto. En este artículo vamos a hablarte de los más importantes, aunque ampliaremos información más adelante en un segundo artículo.

Un fertilizante que funciona muy bien, es uno hecho a base de ortigas. Las ortigas tienen mucha capacidad para repeler plagas e insectos de todo tipo. Para elaborarlo vamos a necesitar lo siguiente:

– Ortiga fresca
– Agua

– Pulverizador

Las cantidades van a depender de lo que vayas a usar. Si es para un jardín entero, entonces vas a necesitar hasta 2 kilos de ortigas por cada 20 litros de agua, pero si lo quieres para tus macetas y poco más, pueden servir unos 200 gramos y 2 litros de agua.

Para elaborarlo tienes que poner a macerar las ortigas en una botella o en un recipiente cualquiera (preferentemente cerrado). Debes dejar las ortigas en el agua durante 5 días y a ser posible alejado de la luz solar. Posteriormente cuélalo para eliminar los restos de la planta y pulveriza con ese líquido las plantas. Procura hacerlo con generosidad e incidiendo en tallos y parte posterior de las hojas.

Abono natural o casero ¿cómo hacerlo?

En este artículo vamos a enseñarte cómo elaborar un abono orgánico, natural y casero para tus plantas. Generalmente, usamos abonos químicos que sí bien pueden tener mejores efectos para nuestras plantas, a la larga pueden ser negativos para el suelo del jardín o no muy consecuentes con el medio ambiente.Hay miles de formas de elaborar un abono orgánico, en general, una opción muy buena es ir echando en un recipiente o en una bolsa todos los desechos orgánicos que vayas generando a lo largo de una semana.

Cuando hablamos de desechos orgánicos no hablamos de productos que hayan pasado un proceso industrial, carnes o pescados, sino peladuras de frutas, restos de césped, hojas caídas o incluso cáscaras de huevo.

Cuando consigamos una buena cantidad, tenemos que enterrar todo esto en un agujero lo suficientemente alejado de la superficie para evitar que asciendan olores. Esto se debe realizar en otoño. Una vez que pasen unos 3 meses (hacia la primavera aproximadamente) se puede desenterrar esta mezcla y utilizarla para abonar las plantas en esta época.

¿Como hacer abono organico?

Hacer abono orgánico requiere su tiempo. Hay personas que piensan que simplemente añadiendo restos de verduras y hojas a una planta ya le están dando nutrientes. Lo cierto es que incluso haciéndolo así, podrías estropear y pudrir las plantas, así que lo mejor es seguir el siguiente método:

Si tienes un jardín o un terreno, haz un agujero más o menos profundo. En él vas a echar desechos orgánicos vegetales como restos de lechuga, cáscaras, frutas etc. Todo eso lo tienes que mezclar con un poco de la misma tierra que retiraste del agujero, eso sí, en menor cantidad.

Cuando lo tengas todo bien mezclado, echa un poco de agua para humidificarlo (no mucho), remuévelo bien. Tapa el agujero con un plástico, de esta manera preservarás la humedad. Cada semana puedes destaparlo y moverlo de nuevo para que se vaya compactando (si ves que se seca, agrega un poco de agua). Poco a poco irás notando como se unifica con la tierra, los desechos comienzan a mezclarse y adquiere un color oscuro.

Cuando veas que haya formado una pasta más o menos homogénea de tierra y desechos, es el momento de usarlo. Puedes mantenerlo ahí para que se preserve. Mezcla las tierras de tus plantas con este compost y verás como nacen con mucha más fuerza y vigor.

 ¿Es posible resucitar una planta que se ha secado?

Evidentemente, si la planta está totalmente muerta, esta tarea puede ser bastante complicada, por no decir imposible, pero si la planta tiene un aspecto totalmente seco, pero aún interiormente conserva vida, sí es posible reanimarla.

Si tienes la planta en una maceta, lo primero que tienes que hacer es trasplantarla y ponerla en otro recipiente, limpio y con nueva tierra. Abona esta tierra y remuévela bien para que quede suelta. A continuación, llenamos un cubo con agua y metemos la maceta en él (sin que el agua cubra la tierra). El agua debe quedar justo en el borde superior de la maceta.

Dejamos la planta así durante media hora y la sacamos. Repetimos el proceso todos los días, hasta que haya algún brote. Si haces esto en invierno, las posibilidades de que la planta vuelva a crecer son bastante remotas, al menos hasta la primavera o el verano. Si vemos que en una semana y media no hay señales de vida, entonces no podremos salvarla.

Cultiva arboles y elimina las molestas hormigas del jardin

Cultivar árboles frutales en maceta

¿Tienes una buena terraza? En principio, no hay problema en plantar frutales en maceta, lo único que ocurre es que los maceteros deben ser muy grandes y contener una gran cantidad de tierra. Es importante también que sean de barro para que las raíces transpiren.

Prácticamente, cualquier especie se adapta a ese espacio, pero las más idóneas son aquellas de regadío, ya que tienen las raíces menos profundas y por tanto necesitan menos tierra para desarrollarse.

Por tanto, si quieres plantar algún árbol frutal en una maceta, puedes decirdirte por un melocotonero, albaricoquero, almendro, cerezo, ciruelo, manzano, peral, membrillero, aguacate u otros similares.

Los cítricos como el limonero y el naranjo también se adaptarán con facilidad, pero su crecimiento estará más limitado debido a que precisan de menos agua y tienen raíces más profundas.

Los cuidados de todos estos árboles son muy similares a los que están en el suelo. La diferencia es que al estar en una maceta, el agua se evapora antes y por tanto necesitarán algo más de riego.

Cómo eliminar las hormigas del jardín

Aunque las hormigas en sí mismas no son un peligro para las personas, sí lo pueden ser para muchas plantas de tu jardín. Pueden destruir las flores de muchas de ellas o también roer sus raíces y acabar con su vitalidad.

A continuación te mostramos un truco casero para eliminar las hormigas que además suele funcionar muy bien y es muy efectivo. Lo único que necesitas es un diente de ajo, o mejor dicho, uno por cada planta que tengas en el jardín.

Lo que debes hacer es símplemente plantarlo al lado de las raíces de tus plantas. A ser posible puedes ocultarlo detrás de la misma, ya que el ajo cuando brote formará una planta. Funciona como un excelente insecticida.

Si no quieres tener el jardín lleno de plantas de ajo, hay más remedios como echar el zumo de un limón sobre el hormiguero o sal (aunque esto podría dañar a tus plantas si el hormiguero está cerca de ellas). Otra opción que funciona muy bien es plantar en tu jardín algunas hierbas aromáticas como la lavanda, tomillo o menta. Además pueden servir para decorar el jardín y darle otro aspecto. Estas plantas ahuyentan a las hormigas.

Cómo conservar un ramo de flores

ramoCuando nos regalan un ramo de flores, lo primero que pensamos es en ponerlas en un jarrón con agua para que se conserven. Quizá, una de las principales desventajas de este regalo, es que tiene un corto período de vida. En este artículo te mostramos algunos consejos y trucos para alargar la vida de tus ramos de flores.

En primer lugar, y si eres tú el/la que va a cortar las flores, es recomendable que lo hagas de manera transversal. En vez de cortar con una tijera directamente la flor de manera totalmente aleatoria, realiza un corte limpio sobre la base donde nace el tallo de la flor y en diagonal.

Debes mantener, lógicamente, el ramo en un jarrón con agua y puedes echar en este agua una aspirina diluida. Este truco que pertenece al boca a boca de la gente, realmente funciona. Asimismo, debes preservar el ramo de corrientes de aire y focos de calor o frío como calefacciones o aires acondicionados.

Procura cambiarle el agua todos los días y quitar todos los restos de hojas y brotes que estén en el agua. Es decir, debajo del agua sólo puede haber tallo, nada de hojas, capullos o brotes. Es recomendable también rociar sus pétalos con agua con un pulverizador todos los días.

Si sigues estos consejos, lograrás que tus ramos duren más tiempo.

Cuidados basicos en las plantas y arboles del Jardin

Cuidados básicos con el Lupinus

Su uso en jardinería es muy apreciado debido a sus hermosas flores. Son plantas con un tallo erecto que puede alcanzar nada más y nada menos que dos metros de altura. Las flores se agrupan en largas inflorescencias. Puedes ver una imagen googleando lupinus.

Florece en verano, aunque a mediados de primavera ya pueden mostrar sus primeros coloridos. Es importante que estén en un lugar donde le dé la luz solar. Aunque si el clima es muy cálido (más de 35ºC), entonces es recomendable situarla en un lugar de semisombra. Los riegos deben ser muy frecuentes, y el suelo alcalino, que drene bien (no soporta los encharcamientos).

Cuidados básicos en la planta Bidens

La bidens, conocida científicamente como Bidens Ferulifolia, es una planta vivaz, también conocida como verbena amarilla. No tiene nada que ver con la especie conocida como verbena, pero la forma de la planta y las hojas son muy similares en ambas especies.

Es una planta que se desarrolla fundamentalmente en zonas cálidas, lo cual significa que tienes que crear las mismas condiciones en tu jardín o terraza. Debes situarla en un lugar muy soleado, aunque si es semisombra, mejor. Florecen durante todo el verano, aunque la floración puede extenderse desde principios de primavera hasta el otoño.

Crece de manera rastrera, así que es ideal para balcones o lugares que requieran plantas que cubran el suelo. Necesita una tierra muy fértil, pero al mismo tiempo que drene bien. El frío lo soporta relativamente, si el invierno es muy duro, es muy probable que la planta muera, si es suave, puede incluso estar floreciendo todo el año. Se reproduce mediante esquejes.

 Cuidados básicos en la planta Correhuela

Los tallos de esta planta pueden llegar a alcanzar el metro de altura. Las hojas son cordiformes y las flores tienen forma cónica. Florece durante todo el verano, comenzando sobre el mes de mayo. Existen actualmente 3 tipos de colores para esta planta: blanco, rosa y morado.

Lo bueno que tiene esta planta es que es muy poco exigente tanto con el riego como por el suelo. Aunque prefiere suelos que drenen bien y no acumulen agua, por lo general, se desarrollará sin problemas. Le gusta estar a pleno sol, por eso es una planta muy adecuada para climas cálidos.

Esta planta puede ser usada con fines terapéuticos. De hecho, sus hojas y raíces, recogidas en primavera, pueden ser secadas en verano colgándolas en un lugar sobrío y muy aireado. Preferiblemente en el campo, aunque también sirve una terraza.

Cuidados básicos en el Cerezo y su cultivo

En general, no es un árbol que necesite cuidados muy especiales. Simplemente una tierra rica en nitrógeno y potasio, agua moderada y temperaturas frías en invierno. Lo cierto es que resiste mucho las temperaturas bajo cero. Por eso, es un cultivo muy típico de zonas montañosas y valles húmedos (como el Valle del Jerte).

Para plantarlo, debes hacerlo preferentemente en época de descanso, es decir, cuando no esté en floración o con los frutos. Por eso la mejor época es el invierno. (diciembre o enero si estás en el hemisferio norte). Si vas a sembrar un hueso, entonces hazlo al comienzo del otoño. Es recomendable que dejes el hueso humedecido en un algodón durante 7 días y luego trasladarlo a una maceta.

Cuidados básicos de un poto

El poto es una planta trepadora, fundamentalmente de interior, aunque puede ser usada en el exterior siempre que no le dé el sol directamente. A continuación te damos algunos consejos para cuidar esta planta.En general, el poto es una planta a la que le gusta mucho la luz solar, pero no directa. No soporta para nada el frío, así que mantenla alejada de corrientes o zonas donde pueda darle directamente, especialmente en invierno. La temperatura ideal para esta planta está por encima de los 10ºC.

El riego debe ser moderado, deja que se seque la tierra para un riego posterior. Si la riegas mucho puede estropearse y pudrirse. Le sienta muy bien que le pulverices de vez en cuando las hojas con agua. El abono es importante, especialmente aquellos ricos en hierro. Esta planta suele tener problemas por falta de este mineral y sus hojas tienden a ponerse amarillentas.

Hortensia: cuidados básicos y cultivo

La hortensia es una hermosa planta característica por sus flores de todos los colores y tamaños. Es una planta bastante delicada, por lo que requiere algunos cuidados especiales que vamos a tratar en este artículo.

En primer lugar, hay que decir que son plantas extremadamente sensibles a las bajas temperaturas, por eso durante los meses de invierno deben estar resguardadas de las heladas y de las temperaturas bajo cero.

Cuando lleguen los primeros días soleados de la primavera, es el tiempo ideal para transplantarlas si tienes que hacerlo. Comienza a colocar tus hortensias en un lugar muy luminoso (aunque sin sol directo). Les encanta recibir los primeros rayos solares de la primavera. Verás como poco a poco comienza a florecer.

Durante el verano es recomendable que sea regada con asiduidad, no debes dejar en ningún momento que la tierra se seque. Observarás cómo sus hojas se vuelven algo lacias si esto sucede. Por otro lado, puedes ponerla en un lugar de semisombra donde de vez en cuando reciba algo de sol directo, pero no mucho.

 

Cuidados básicos de un cóleo


El cóleo
es una planta muy ornamental y sobre todo muy útil, ya que se adapta a prácticamente cualquier tipo de clima y lugar. La puedes cultivar tanto en casa como fuera y además es muy sencilla de cuidar.

Esta planta necesita mucha luz para mostrar sus colores vivos, así que asegúrate de que si la tienes dentro de casa, le dé bien la luz (aunque no el sol directamente), si la tienes fuera procura que esté a la sombra, el sol no le sienta demasiado bien. Aunque no pasa nada porque le dé durante una parte del día.

No son muy resistentes al calor excesivo, así procura tenerlas en lugares frescos. Por ejemplo, dentro de casa no debe estar cerca de lugares como calefacciones o chimeneas. Riega la planta cada 2 ó 3 días en primavera y de forma un poco más frecuente en verano. En otoño o invierno, con una vez a la semana es más que suficiente.

Si algo tiene el cóleo, es que sus esquejes crecen sin ningún problema y prácticamente en cualquier época del año. Así que ya sabes, si quieres tener muchos cóleos con que te compres una planta ya tienes para todo un jardín.

Fresas: cultivo y cuidados básicos

En este artículo, vamos a enseñarte a cultivar fresas en casa, una buena manera de tener esta fruta siempre disponible. Puedes usar macetas o bien la tierra de tu jardín, sus cuidados no son demasiado exigentes.La mejor época para realizar la plantación es el mes de agosto, una vez que la hagas, tendrás fresas para el año que viene. Debes procurar que la tierra sea de calidad y sobre todo que drene bien. A las fresas les gusta el agua, pero no encharcada, por eso, debes procurar regarlas de manera que la tierra esté siempre húmeda, pero no en exceso.

Durante el invierno deberás proteger las matas, ya que las fresas son muy sensibles a las bajas temperaturas y las heladas. Para ello, si las tienes en macetas, debes meterlas en un lugar resguardado y sin las tienes en el jardín, puedes cubrirlas con un plástico ligero o con paja. En esta época no será tan necesario el riego, a no ser que la tierra esté visiblemente seca.

El lugar donde estén tus plantas debe estar bastante soleado. Es una planta a la que le gusta mucho la luz solar, así que no tengas problemas en ponerlas en un sitio donde el sol sea abundante. Para recolectar el fruto, deberás esperar a los meses de junio, julio y agosto.

Azucena: cuidados básicos y cultivo

La azucena, también conocida como Lilium, es una de las más hermosas flores que puedes tener en tu jardín o en tu patio. Tiene flores de todos los colores y tamaños, su cultivo es bastante sencillo y no requiere de cuidados excesivamente exigentes.

Son plantas bulbosas, así que como todas las de este tipo, deben ser sembradas en invierno o principios de primavera. De esta manera cogerán fuerza para crecer y florecer en primavera. Necesitan un macetero amplio, si las plantas en el jardín, en principio no hay problemas.

En cuanto al riego, sólo necesitan que sus raíces estén frescas y ligeramente húmedas. Por tanto debes establecer un correcto equilibrio entre los riegos y evitar tanto que se empape demasiado como que se seque demasiado. Sólo tú puedes controlar esto.

Por otro lado, no les gusta el sol directo, pero sí recibir algunos rayos solares, por eso, es mejor plantarla en un lugar de semisombra. El lugar ideal es debajo de arbustos o árboles no muy tupidos para que algunos rayitos incidan en sus hojas y flores.